todopuebla.com

Sáb 3 Dic 09:45 PM6384 visitantes/hr3 usuarios

Guillermo Arellano Taboada

¿Eres auténticamente bueno?

Todos queremos ser buenos, aun así no estamos seguros si lo somos, quizá porque de entrada no tenemos bien claro qué significa ser alguien bueno.

Publicado: 14 de Junio 2015 en Desarrollo Humano y Educación
2070 visitas 0 comentarios Blog 1 de 19   Editado el 21 de Agosto 2015

Siempre nos dijeron que debíamos ser buenos, en la casa y en la escuela nos educaron para ser buenas personas. Aún así, en el fondo algunos temen ser demasiado buenos, no vaya ser que algún aprovechado les vea la cara. Hay quienes sí piensan que son muy buenos, pero al mismo tiempo se sienten víctimas porque creen que a pesar de ello la vida no los ha tratado bien. Otros consideran que son buenos a medias, depende en qué contexto, con quién o para qué. Si alguien te preguntara si eres bueno, quizá tu respuesta automática sería decir que sí, aunque pensándolo bien, después podrías dudar si tu bondad es auténtica y constante.

¿Qué hace que alguien sea bueno?, ¿qué respete a los demás y qué no robe?, ¿qué sea simpático y agradable? o ¿qué no viole las leyes hechas por el hombre? Sin una base sólida que nos permita tener claro qué es ser bueno, difícilmente podremos evaluar que tan buenos somos; evaluar con el fin de corregir, mejorar y en verdad acercarnos a esa bondad de la que tanto se habla y que sin duda nos tiene que llevar a una vida más plena y feliz.

Creo que todos estamos de acuerdo en que para ser buenos hay que evitar hacer cosas consideradas como "malas”, es decir no hay que robar, mentir, criticar ni agredir, no hay que ser déspotas, infieles, cizañosos, ni violentos, y un sinfín de cosas que van desde decir una pequeña mentira hasta el grave acto de matar a alguien. Podríamos llamarles a la mayoría de estas acciones pecados intencionales porque casi siempre las hacemos de forma premeditada (aunque con el tiempo las vamos haciendo de forma más "automática"), con el objetivo de conseguir algo, ya sea dinero, placer, poder o influencia, entre muchas cosas.

Los diez mandamientos de las religiones judía y cristiana sancionan este tipo de actos, y durante siglos en muchas sociedades éstos han sido la base para definir qué significa ser alguien bueno. Las sociedades modernas aunque son menos religiosas saben que para vivir en una comunidad que fomente el desarrollo individual, social y económico –en donde la mayoría tenga la opción de tener una vida plena- hay que ser buenos; y por eso fomentan los valores universales como el respeto, la honestidad y la responsabilidad, y también normalmente se rigen por leyes que en general se cumplen y que en teoría no violan los derechos humanos.

Después de este análisis lo importante es preguntarnos si para realmente ser buenos tan sólo hay que seguir los mandamientos, respetar las leyes hechas por el hombre y aplicar los valores universales. EN MI EXPERIENCIA NO, ser auténticamente bueno es mucho más que eso.

Al principio lo leí, después lo estudié y razoné, lo volví a leer cientos de veces y me lo han explicado al derecho y al revés. Hoy, después de años de estudio y después de últimamente aplicar de manera más consciente lo que sé, entiendo y les comparto que para ser auténticamente buenos PRIMERO TENEMOS QUE SER BUENOS CON NOSOTROS MISMOS.

¿Qué significa ser bueno contigo mismo? significa QUE NO DEBES ENTRETENER EN TU CONCIENCIA NINGUNA EMOCIÓN INTRANQUILA. Sí, así de simple, entretener cero pensamientos (que eventualmente se vuelven emociones) de preocupación, enojo, prisa, temor, tristeza, ansiedad, inquietud, impaciencia, decepción y culpa; y la lista podría continuar con todos los derivados y los matices que estos sentidos o emociones tienen.

De entrada esto puede ser confuso porque no asociamos estas emociones con un individuo "malo", al contrario, podríamos decir que quien las entretiene es alguien "bueno" porque se preocupa o se entristece por algo o alguien más; pero bajo esta nueva definición, quien hace eso no está siendo bondadoso consigo mismo, porque en vez de traer el bien para si mismo está trayendo intranquilidad. 

No entretener ningun pensamiento intranquilo ¡ESO ES SER BUENO! ¿por qué? porque sólo así eres bondadoso contigo mismo, y si eres bondadoso contigo mismo automáticamente eres bondadoso o bueno con los demás, y entonces podrás decir con toda seguridad que sí eres bueno. Lo podrás no sólo decir, sino también sentir, y los demás también lo van a percibir.

¿Cuál es la clave para lograrlo? que cuándo percibas lo que te rodea, ANTES DE HACER UN JUICIO RAZONES Y SEAS CUIDADOSO CON LO QUE CONCLUYES, pues tus conclusiones se incorporan en tu conciencia primero como pensamientos y eventualmente como sentimientos. Si en verdad queremos ser buenos hay que observar este proceso que vivimos todo el tiempo, sin excusas, sin pretextos.

Seguramente si observas lo que te rodea (trabajo, familia, comunidad) parece que siempre hay un motivo para preocuparte, parece que siempre hay situaciones que justifican nuestro enojo o tristeza, o que siempre hay un motivo por el cual sentirnos culpables o decepcionados. ¡ALTO! No podemos vivir así, no ganamos nada por dejar de ser buenos con nosotros mismos al entretener todas esas emociones; vivir así nos roba nuestra armonía, felicidad y plenitud naturales, y eventualmente nos enferma.

Así que no les des más poder a las emociones intranquilas que ya están en tu conciencia, y más que rechazarlas, ABASTÉCELAS CON LA EMOCIÓN CORRECTA OPUESTA (piensa y siente lo opuesto, y eventualmente sólo habrá "espacio" para la emoción buena). Al principio no será fácil, pues probablemente tienes cierto grado de adicción a la emoción nociva que quieres cambiar. Tienes que romper el ciclo a través de PENSAR MEJOR DE LO QUE SIENTES, y así eventualmente formarás nuevas conexiones neuronales, que a su vez darán la señal a tu cuerpo de producir nuevas sustancias químicas. Estos "químicos buenos" harán que te sientas bien y que cualquier síntoma molesto que hayas tenido desaparezca. Este bienestar será la prueba de que has incorporado una nueva forma de pensar y sentir que te ayudarán a ser bueno, a estar bien.  

Por supuesto que cometer pecados intencionales también hace que dejemos de ser buenos temporalmente, pero no tanto por el hecho de robar, mentir o abusar –eso es la parte que perciben los demás- sino más bien por todos los sentidos y emociones intranquilas que esas acciones traen consigo. No creo que haya ladrón que viva sin sentirse culpable, ni persona violenta que sienta paz en su corazón. Es más, alguien puede aparentemente violar alguna ley o reglamento social pero si en su corazón sabe que actuó bien porque esa manera de actuar era la justa, entonces en ningún momento está dejando de ser bueno. No importa si aparentemente mintió o dejó de respetar algo, ninguna ley del hombre está por encima de la ley divina del bien.

Cuando apenas empezaba a entender todo esto había algo que no podía acomodar. Yo pensaba que al no permitirme a mí mismo sentirme enojado entonces iba a ser demasiado bueno y entonces los demás iban a abusar de mi. También pensé que al no poderme preocupar de alguna situación entonces no iba a actuar para cambiar las cosas, sintiéndome así pasivo. O que al no poderme entristecer de alguna situación entonces me iba a volver alguien frio y sin compasión. Pensaba que al no ser impaciente las cosas no avanzarían, que al no tener prisa me iba volver ineficiente, que al no manipular a los demás no iba obtener lo que quería de ellos, que al no envidiar a mis amigos más exitosos iba a ser alguien sin ambiciones; y así esta lista confusa iba creciendo. La sencilla solución de cómo ser bueno resultó no ser tan fácil de entender y aplicar.

Con el tiempo he ido aclarando todo este asunto de ser bueno y lo que ahora entiendo lo quiero compartir. Primero que quede claro que el no entretener sentidos o emociones intranquilas NADA tiene que ver con ser dejado, pasivo, frio, ineficiente ni comodino. El que es bueno abastece SÓLO emociones positivas que lo llevan actuar con pasión y energía, y siente confianza en sí mismo y en la gente con la que se rodea.

EL QUE ES BUENO:

No es enojón ni malhumorado (o como dicen aquí en Mexico ´cabrón´), más bien tiene sentido del humor, es agradable y simpático con los demás. Y no por eso deja que abusen de él pues también se puede defender porque al ser justo y equitativo es asertivo, y le hace ver al otro su actuar inmaduro; también tiene la sabiduría de alejarse de cualquier individuo si éstos no mejoran su actitud.

No se preocupa, más bien se ocupa de las situaciones que no le gustan, que sabe que deben cambiar o que pueden mejorar. Y con un auténtico deseo de crear, transformar y transcender encuentra la energía para iniciar con entusiasmo los pasos necesarios para tener éxito. Tiene metas e intenciones claras y es flexible en el cómo lograrlas.

No se entristece y se hunde, más bien se conmueve ante situaciones injustas y de inequidad, y se abastece a sí mismo con pensamientos de esperanza y fe. Sabe que él u otros pueden cambiar las cosas si tienen auténtico interés, y sabe que trabajando en equipo y dedicándole el tiempo y esfuerzo necesarios sí es posible ayudar a cambiar la vida, por ejemplo, de quienes viven en condiciones no agradables.

No es impaciente ni vive con prisa, más bien al tener ganas de dar su mejor esfuerzo en toda situación se abastece de energía, vitalidad y entusiasmo para alcanzar sus metas. Sabe cuándo debe ser paciente y sabe cuándo debe actuar con rapidez. Busca la eficiencia sin poner en riesgo su tranquilidad. Lo que lo mueve es su autentico deseo de desarrollarse, sabe que el tiempo es relativo y sabe ralentizar para disfrutar más lo que hace cotidianamente.

No manipula a los demás cuando éstos no hacen lo que él piensa que deberían hacer o para obtener lo que quiere de ellos, más bien predica con el ejemplo para que por propia voluntad los demás lo sigan en sus acciones buenas, y si eso no funciona es asertivo y fomenta con amor y flexibilidad las pautas a seguir en su familia, empresa o comunidad. 

No siente envidia, más bien admira (o como algunos dicen con cierta humildad: tiene "envidia de la buena”). Y al admirar o otros se inspira, pregunta, aprende y genera en él mismo una ambición sana.

Y podría mencionar muchos ejemplos más para demostrar que el ser buenos nada tiene que ver con ser indiferentes y sí tiene mucho que ver con SER EXITOSOS, ESTAR SANOS, Y SENTIRNOS FELICES.

A veces las emociones intranquilas hacen que nos hundamos, que nos metamos en un caparazón y le temamos al mundo, y a veces -en el mejor de los casos- más bien nos hacen actuar, nos despiertan y nos sacan de nuestra zona de confort. Pero aún así podríamos razonar que NO ES NECESARIO ENTRETENER NINGUNA EMOCIÓN INTRANQUILA, porque SIEMPRE HAY EMOCIONES BUENAS QUE TIENEN EL MISMO EFECTO: que nos sacuden y entusiasman, que nos despiertan y nos llevan a tomar acción. Tu andar por la vida puede estar lleno de enojo, prisa y tristeza, o puede estar lleno de buen humor, vigor y esperanza, en otras palabras: lleno de AMOR. ¿Cuál prefieres?, ¿cuál crees que sea MÁS DISFRUTABLE?

Tal vez te agobie el saber que ya nunca deberías pensar y sentir emociones intranquilas. También a mi me pasó, pero no hay que irnos al extremo de pensar que dejaremos de ser buenos por sentirnos tristes, preocupados o enojados ocasionalmente. Lo importante no es "no pensar y sentir" estas emociones, lo importante es NO ENTRETENERLAS O NO MANTENERLAS EN NUESTRA CONCIENCIA más de lo "necesario" o "inevitable". No entretenerlas más de un día y mucho menos más de un mes o un año. Y es más, si se puede no más de una hora, y hasta ¡no más de unos minutos!

Cuando leo historias de Jesús me asombra que al parecer él no nada más no entretenía estos sentidos intranquilos, sino que prácticamente -independientemente de lo que viera o escuchara- no los experimentaba. No obstante, si en verdad logró llegar a ser totalmente bueno, no fue de la noche a la mañana, tuvo que haber sido tras años de práctica consciente; y lo mismo habrá ocurrido con otros grandes sabios del pasado y del presente.

EN CONCLUSIÓN:

Los de mente más despierta a estos hechos cada vez reaccionarán de forma más madura ante la gente, condiciones y cosas; esto les evitará pensar y sentir emociones negativas cada vez que perciben algo que no les gusta. Cuando lleguen a "caer" se levantarán cada vez más rápido, lo cual significa que el tiempo que entretendrán esas emociones será cada vez más breve y los periodos ininterrumpidos de tranquilidad serán más largos. Son individuos que permiten que lo real o natural de ellos se manifieste con facilidad. 

Los que apenas están despertando todavía caerán constantemente pero cada vez se darán cuenta más rápido de su actitud infantil y se levantarán y rectificarán. Estar en este punto es como ser un aprendiz entusiasta que toma nota y corrige cada vez que es necesario. Sus caídas no serán tan fuertes como para no estar sanos y alegres la mayor parte del tiempo. Cuando se caen, al levantarse -independientemente de cuánto tiempo tarden- transformarán eso que les preocupó o enojó en pensamiento y acción positiva. Todos los que están en este punto del desarrollo pueden decir con honestidad que trabajan conscientemente por ser buenos, y realmente se manifiestan buenos la mayor parte del tiempo. 

Los que casi siempre se sienten intranquilos porque viven enojados, preocupados o tristes, no están siendo buenos consigo mismos, y tarde o temprano las constantes caídas les harán despertar de ese estado no natural -con poca salud y goce- en el que viven. La buena noticia para ellos es que su esencia, independientemente de lo que sienten y manifiesten, sigue siendo inherentemente buena y tan sólo deben despertar para poder mejorar su situación. 

¡DESPIERTA! Empieza hoy a demostrarte a ti mismo lo bueno que puedes ser, lo mucho que puedes disfrutar tu vida y conforme te vayas volviendo más habilidoso en ello, COSECHARÁS AMOR, SABIDURÍA Y UNA VIDA PLENA.

--------------------------------------------------------

No cité ninguna fuente en especial porque como muchos de mis blogs, éste lo escribí a partir del conocimiento que he ido acumulando a través del tiempo, y sobre todo de mi experiencia en la aplicación a veces consciente y a veces no tan consciente de ese conocimiento. Sin embargo este blog para mí es muy importante pues considero que "ser buenos y por lo tanto estar bien" es la base para poder crear y disfrutar cualquier otra cosa; así que quiero mencionar que llegar a entender todo esto ha sido posible gracias al estudio de la ciencia o el método de Escatología, definida como la ciencia de la vida o del ser y como la verdadera metafísica por su autor William W. Walter. También quiero aprovechar para reconocer a mi mamá quien ha sido mi maestra de esta ciencia todos estos años. 

De la serie #concienciadespierta

contacto: memoarellano@gmail.com

Reportar blog
Me gusta 3
Comenta vía TODOPUEBLA
1000 caracteres disponibles
Comenta vía FACEBOOK

¡ Quiero recibir nuevos blogs de Guillermo Arellano Taboada !

Suscribirme también al boletín de TODOPUEBLA.com

Blogs recientes de ...
Guillermo Arellano Taboada

Cuestiono lo obvio y busco respuestas con sentido. Reconozco mis logros pero siempre tengo un sano desprecio por el status quo. Me gusta la buena platica y si esta acompañada de ...
Ver más...

Alejandro Ortiz Lima publicó

Los nombres de las calles de Puebla

Las ciudades evolucionan en formas infinitas y muestra de ello son los nombres de sus cal...

Adriana Castro Sánchez de Cima publicó

Tu mundo exterior es reflejo de ...

"La vida es un eco, lo que das recibes, lo que envías regresa" anónimo

Mario González publicó

Atrae lo que quieras a tu vida

Metafísica aplicada a las finanzas. La práctica de la visualizaci&oa...

Instituto México de Puebla publicó

¿Qué hacer para prevenir un resf...

El resfriado y la gripe son infecciones virales del tracto respiratorio, que no son provo...

Diario El Heraldo de Puebla publicó

Fidel Castro / Hilda Gadea

Travesía (28 de Noviembre de 2016)

Somos la primera Panadería Artesanal Europea en Puebla, creando delicias crujientes desde hace 15 años.

¡Árbol milagroso de Yiitzee - Productos Naturales! Los ...

Ver otras promociones