todopuebla.com

Mié 20 Sep 11:15 AM3301 visitantes/hr7 usuarios

Guillermo Arellano Taboada

¿Quieres saber la verdad o sólo sentirte mejor?

Cuando decides dedicarle tiempo a tu desarrollo espiritual, no es lo mismo hacerlo con el objetivo de saber la verdad que con el objetivo de sólo sentirte mejor

Publicado: 12 de MAY 2017 en Desarrollo Humano y Educación 0 comentarios

Quién sólo quiere sentirse mejor desea ser más feliz a través de mejorar las circunstancias de su vida: su salud y su físico, sus relaciones con los demás, su trabajo y situación financiera, entre otras cosas.  En cambio, quien quiere saber la verdad de la vida, está dispuesto a profundizar en su ser con apertura, curiosidad y mucha honestidad; esto al principio puede ser difícil y hasta doloroso, pero al final, después de un interesante viaje con sus altibajos, el que vive desde la verdad se siente pleno.

A veces decimos que queremos saber la verdad de la vida; nos preguntamos ¿qué somos y cómo debemos de vivir la vida?, pero en realidad sólo estamos disfrazando el hecho de querer sentirnos mejor. Y esto es válido en un principio ¿quién no quiere cumplir sus metas, tener mejores relaciones, ganar más dinero, trabajar en algo que le apasione y ser más feliz? o ¿quién no desea tener mejor salud y un mejor cuerpo? Antes de explicar a qué me refiero con ‘saber la verdad’ quiero reconocer que el querer sentirte mejor es sin duda algo bueno y de hecho puede ser el primer paso hacia un desarrollo más profundo.

Para poder mejorar nuestras circunstancias, lo primero que normalmente nos enseñan los diferentes caminos espirituales es que somos árbitros de nuestro propio destino; que no somos víctimas de un dios personal, de gobiernos, de jefes, de padres o de amigos. También nos enseñan a alcanzar nuestras metas a través de pensar, sentir y actuar con enfoque. Nuestra sed por saber más va aumentando; leemos libros, tomamos clases y cursos, o asistimos a pláticas de gente que nos habla de temas de desarrollo.

Cada día nos va cayendo el veinte de pequeñas cosas, observamos más lo que pasa por nuestra mente, y en general tratamos de estar más conscientes de nuestros pensamientos y actitudes. Todo esto además de hacernos sentir mejor, nos permite vislumbrar un poco de la verdad de la vida; la palpamos por ratos y en el mejor de los casos vamos creando una base para que más adelante -si realmente nos lo proponemos- la vivamos con más claridad.

Si estás en un camino así, es un buen comienzo; podrías vivir totalmente inmerso en lo que sucede a tu alrededor, dedicándole poco tiempo a la auténtica reflexión y esfuerzo consciente de cambiar, mejorar y gozar más tu cotidianidad. Aplaudo a quien se da cuenta que el enfoque y la intención van moldeando sus experiencias, y a quien va encontrando la relación entre sus emociones y su salud. A alguien así no le cuesta trabajo tomar una clase en vez de ver la televisión o dejar su celular un rato para contemplar o meditar en un rincón silencioso de su casa.

Aprecio todo lo que está sucediendo hoy, ya que hace varias décadas –al menos en México- se hablaba poco de estos temas de desarrollo. Era raro el que meditaba y hacía yoga, o el que estudiaba y leía sobre temas de consciencia fuera del marco de una religión. Hablar de Dios como la Consciencia o el Espíritu universal o como la energía divina que crea todo no era algo común. Mis respetos para los pioneros, los que en su casa reunían a un pequeño grupo de curiosos, gente que intuía que había algo que aprender; que sabía que lo intangible o algo más allá de lo físico valía la pena estudiarse y entenderse. A pesar de ser juzgados como sectas o como herejes contemporáneos, su deseo era más grande que el qué dirán.

Que afortunados somos nosotros de vivir en esta época y en este contexto social. Para donde voltees hay algo que te podría servir a ti para ser más feliz, vivir más pleno, saludable y tranquilo. El progreso del ser es una ley, pero también gracias a que la espiritualidad "está de moda” cada vez más gente se abre a la idea de conocer, entender y experimentar. Hasta los círculos religiosos no tan ortodoxos están modificando sus métodos de enseñanza para hacerla más útil y congruente; están dejando a un lado los rituales sin sentido y están redescubriendo la base universal -o la verdad-, ese punto en común del que parten las grandes religiones del mundo.

Yo también hace varios años di el primer paso y gracias a mi familia empecé a estudiar sobre estos temas intangibles. Aunque me entusiasmaba ‘saber la verdad de la vida’, honestamente lo que más me llamó la atención fue la posibilidad de aprender a ser exitoso, saludable y feliz. Con el paso de los años fui encontrando respuestas –de alguna manera estaba conociendo poco a poco la verdad- pero mi enfoque seguía siendo principalmente el de crear y mejorar mis circunstancias. Al reconocerme como un creador, me volví bueno en imaginar situaciones y definir escenarios deseados; la total o parcial manifestación de éstos era la prueba de mi aplicación y entendimiento.

Convencido de que encontraría la felicidad avanzando hacia mis metas, me enfocaba mucho en éstas. Quería trabajar en lo que más me gustara, tener una relación satisfactoria con mi pareja, estar sano y verme bien; ser creativo a través de hacer cosas como escribir;  sentirme y que me percibieran como alguien inteligente, exitoso e independiente; viajar y llevarme bien con mi familia y amigos; entre otros deseos de este tipo.  Creo que mis metas en sí estaban bien, son sensatas y deseables para la mayoría. El problema es lo que había detrás de éstas, lo puedo resumir en dos puntos:

El primero es que una buena parte de estos deseos venían del ego. No son metas generadas desde mi verdad, desde mi esencia o verdadero ser. Son metas creadas por Guillermo, por ese personaje que quería todas las cosas exactamente como las imaginaba, que quería sólo hacer lo que cree que exclusivamente le apasiona, que quería tener una relación de pareja envidiable y auténtica, pero a su manera. Que por vanidad quería verse bien y no enfermar, que necesitaba el reconocimiento de sus éxitos, independencia e intelecto; quien se llevaba bien con los demás pero juzgando y discutiendo más de lo necesario.

El segundo punto es que pensaba que mi felicidad y plenitud estaban en función de que todas esas circunstancias estuvieran "bajo control”. La felicidad no estaba necesariamente en los muchos pequeños detalles que hacen el día a día, sino en la manifestación de mis proyectos. En vez de apreciar y vivir agradecido y asombrado por todo lo que ya es, por todas las bendiciones de mi vida, por todo el amor a mi alrededor, y los detalles de la naturaleza, estaba muy distraido con mis planes personales. 

¡Qué manera de quitarle la magia a la vida! En vez de sorprenderme y fluir con los acontecimientos y con mi habilidad para aprovecharlos, yo ya tenía todo escrito en un papel. En vez de ser un viajero curioso que mira el mundo con una actitud de niño y que supera los obstáculos con gracia, era un director que desde una silla alta sólo veía cómo se desenvuelven sus planes y que se impacientaba cuando las cosas no salían como debían.

El día en que Guillermo, ese director con buenas intenciones, se dio cuenta que al mismo tiempo muchos de sus planes no estaban caminando hacia donde él quería, se empezó a poner de malas. Acumulando frustración, la frágil felicidad –que estaba en función de cómo se daban las cosas- se dejó de sentir como una auténtica plenitud. Todo lo aprendido sobre el poder de la mente, los decretos y el enfoque de repente careció de sentido. ¿Para qué crear todo esto, si al final no estaba en sus manos el desenvolvimiento de muchas cosas?

Quizá lo más grave fue que perdí temporalmente el interés de seguir profundizando en la verdad, porque en realidad las enseñanzas, lecturas y pláticas de todos esos años sí hablaban de ésta, pero la irritación que sentí opacó lo mucho o poco que ya había vislumbrado e incorporado.

Así que durante varios meses viví en dualidad. Estaba confundido: ¿por qué me sentía así?, ¿qué había hecho mal?, si yo sólo estaba usando mi poder, si yo sólo quería obtener buenos resultados convenientes para mí (según la perspectiva que tenía de las cosas). En el fondo sabía que este estado de insatisfacción e inarmonía no era lo natural, y que en vez de juzgar de las apariencias debía voltearme a mi interior y enfocarme en lo que realmente importaba.

Pero todo pasa por algo y para realmente hacer un cambio necesitaba tocar fondo. Aunque normalmente vas acercándote a ese fondo poco a poco y con varios golpecitos en el camino, es muy claro el día en que por fin lo tocas, el día en donde ya no puedes seguir bajando, donde todo tu ser te pide que cambies para iniciar el viaje de regreso a la superficie, a la luz. Cuando alguien necesita tocar fondo, tendrá su propia forma de hacerlo, cada quien experimenta profundidades y golpes diferentes.

Cuando te pasa esto, es importante saber que estás viviendo el inicio de un proceso, y que puedes cooperar con este proceso o resistirte a él. Yo al principio, como a muchos les pasa, me resistí a vivirlo con apertura y confianza. La silla alta donde estaba sentado ese director ya estaba hecha pedazos, y aun así, yo los estaba recogiendo para reconstruirla. Para mi eso era lo seguro, lo conocido. Caminar con humildad y con la simple certeza de que podía ser feliz explorando curiosamente mis alrededores me daba miedo.

Finalmente cedí; pedí ayuda a personas que parecían entender lo que estaba viviendo, y de ahí fui tomando fuerza y confianza para fluir y cooperar con el nuevo proceso que me estaba cambiando poco a poco. Para mí esto fue un despertar espiritual, y gracias a internet aprendí que muchas personas en todo el mundo han experimentado procesos similares.

Mi intención en este blog no es profundizar sobre este despertar ni describir con detalle las realizaciones, retos, sacudidas, y síntomas que trajo consigo. Más bien quiero compartirles que gracias a ello, entendí –como lo mencione al principio- que cuando quieres desarrollarte espiritualmente no es lo mismo hacerlo con el enfoque de querer sentirte bien, que con el enfoque de querer saber la verdad.

Pero aún más importante, quiero también compartirles que después de unos años de haber iniciado este proceso, hoy me doy cuenta que saber la verdad y vivir desde ella, finalmente también te lleva a sentirte bien. Pero este bienestar lo siento más auténtico, no parece estar en función de las circunstancias que estoy viviendo, al menos no tanto.

¿De qué verdad estoy hablando? Últimamente me he inspirado en los libros y entrevistas de Adyashanti, un maestro dedicado a ayudar a todos los seres que están viviendo un despertar espiritual. Me gusta como explica la forma en que encontramos esa verdad: él dice que no importa lo que busques, estudies, leas, apliques, enseñes o manifiestes, al final la verdad de la vida YA ES. La verdad no va a cambiar si la estudias a través de una religión como el Budismo, si sabes todo sobre un camino espiritual como el yoga o si lees muchos libros de una ciencia como la física cuántica.

Él dice que estos caminos son sólo estrategias para conocer claramente la verdad y con el paso de los años irla experimentando y entendiendo poco a poco. Sería ridículo entonces pensar que sólo existe un camino o estrategia. Ahora veo con más claridad que en realidad hay muchos, y creo que el deber de cada quien es encontrar los caminos que más le acomoden.

Los caminos o estrategias que escojas te deben ayudar, no sólo a conocer la verdad, sino a vivirla en el día a día. Me siento agradecido con todos los seres iluminados que a lo largo de la historia de la humanidad han compartido su conocimiento, sus vivencias y su forma de sentir; gracias a ellos existen estos caminos. Y gracias a los seres que -con buenas intenciones- hoy siguen estudiando e interpretando estas enseñanzas, estos caminos están a nuestro alcance.

Si estás muy entusiasmado con un camino en particular, es importante recordar que aunque sea muy completo, el camino no es en sí la verdad. Como dice Adyashanti, la verdad YA ES y seguirá siendo, no importa si la conoces o no, o si eres buscador o estás satisfecho con lo que sabes. Creo que es muy valioso decidirse y vivir la etapa de buscador para encontrar una o varias estrategias que te ayuden a conocer la verdad. Y eventualmente será más importante cambiar el enfoque de buscar a más bien profundizar, para que realmente vivas cada vez más desde eso que irás descubriendo. 

No pretendo conocer y entender toda la verdad de la vida. No sé si es posible que alguien la conozca y la entienda por completo en esta etapa. Lo que sí sé, es que podemos entender varios aspectos de esta verdad; y ese conocimiento se puede convertir en aplicación práctica para vivir en paz, sintiéndonos alegres y plenos. Otra cosa que sé, es que la verdad se empieza a palpar con la experiencia individual y se abraza poco a poco con el paso de los años, no es algo que sucede de la noche a la mañana.  

En términos prácticos, creo que uno de los aspectos más relevantes de la verdad para ti como ser humano, es saber que tu esencia es parte de la Consciencia universal buena, inteligente y eterna, y que esa esencia es lo que realmente eres, es tu verdadero ser o tu verdadero yo. Entonces tu personalidad y los roles que juegas en esta etapa de vida no es lo que en verdad eres, son sólo formas en las que escoges expresarte y vivir. 

Cuando tu forma de pensar, sentir y actuar (tu personalidad) está en concordancia con tu esencia o con la conciencia universal buena, entonces estás actuando desde tu verdadero ser. Cuando tu forma de pensar, sentir y actuar está más bien basada en tus roles, ideas y hábitos establecidos, no necesariamente va a estar en concordancia con tu esencia, a veces más bien estará enganchada con deseos personales que a la larga tal vez no te ayuden a sentirte auténticamente bien.

Creo que hoy puedes desarrollar y entender más a ese ser esencial que realmente eres, al mismo tiempo que disfrutas con tus sentidos la naturaleza que la Consciencia -de la cual eres parte- manifiesta. Y también creo que es posible conciliar nuestra personalidad con nuestro ser verdadero. Sí, creo que podemos vivir nuestra humanidad desde lo divino. Un ser humano que vive desde su ser esencial no necesariamente se convierte en un gurú, pero sí se convierte en una persona auténtica, buena, que vive en paz, que da y recibe amor, que disfruta la vida y que tal vez de paso inspira a otros a hacer lo mismo, así de simple. 

Cuando te identificas demasiado con tu personalidad y con tus roles, a veces te olvidas de tu ser esencial y te "desconectas” de la Consciencia universal. Lo pongo entre comillas porque en realidad al ser parte de ella no nos podemos desconectar, más bien dejamos de darle reconocimiento, dejamos de reconocer a nuestro ser verdadero.

Cuando te apegas demasiado a tu nombre, a tu oficio, y a tus gustos o hábitos, y en general a lo que te define o ha definido siempre, te pierdes la oportunidad de explorar territorios desconocidos e interesantes. Quieres dirigir desde la gran silla que fue construida con tu identidad, y no dejas crecer al explorador alegre y curioso que aunque también tiene metas y sueños, no tiene un plan tan detallado ni muchas ideas preconcebidas; más bien confía en cómo se van dando las cosas y usando su intuición, se deja sorprender.

Quienes ya abrazan este aspecto de la verdad y cada día profundizan un poco más en él, también reconocen otro aspecto importante y práctico: que la esencia de todos los seres humanos es igual, que podemos ser muy diferentes físicamente y en personalidad, pero tenemos las mismas cualidades y el mismo potencial. Saben que son parte del Todo, que no hay separación: la naturaleza y todos los seres vivos tienen la misma sustancia. 

Así que cuando actúas de forma inmadura lo estás haciendo desde tu ego, y no desde tu verdadero ser. Al reconocer este aspecto de la verdad, te vuelves un ser humano empático que busca el bien colectivo y que aprecia y respeta más a la naturaleza. También facilita que en verdad te sientas parte de Dios, del Todo, y que seas más constante en vivir desde tu esencia, es un circulo virtuoso en donde vivir un aspecto de la verdad te lleva a vivir otro, y vivir ese otro te lleva a reafirmar el primero.

Los seres despiertos a esta verdad exigen justicia e igualdad sin generar violencia ni agresividad, saben que hacerle daño a alguien más es hacerse daño a ellos mismos. Esto lo puedes ver a nivel ´micro´ cuando alguien genera paz en vez de violencia en su casa, trabajo y comunidad. O a nivel ´macro´ cuando los gobiernos negocian, cooperan y evitan el conflicto en vez de fomentar la guerra entre grupos ideológicos o entre naciones. 

Saber estos aspectos de la verdad y vivir desde ellos puede ser un reto.

Soltar los deseos que tu ego o tu personalidad quiere, pero que no le convienen a tu verdadero ser o a tu esencia no es fácil. A veces, por no decir la mayoría de las veces- se sufre al principio. Al despertar y empezar a vivir desde la verdad no siempre puedes seguir con tu vida como es en ese momento, a veces tus relaciones o tu trabajo no se llevan con ese nuevo estado de consciencia. También te das cuenta que tú eres responsable de cómo te sientes, ya no puedes culpar a los demás.

Saber que en esencia eres igual a todos, inclusive igual que a las personas que no te agradan o que son de otra raza, sexo o religión tampoco es tan fácil, ya que nos exige ser más amorosos, tolerantes y compasivos con los demás. Esto no significa que dejarás de exigir justicia cuando alguien está haciendo daño por no actuar desde su verdadero ser.

En cambio sentirte bien, al principio parece ser un proceso más fácil.

Primero, porque no siempre exige que trabajes desde la verdad, y segundo, porque conlleva menos cambios profundos en tu forma de entender y conducirte por la vida. Puedes tratar de sentirte bien al mismo tiempo que estás totalmente inmerso en tu personalidad; a veces pensamos que sólo por entender procesos mentales creativos y por tomar el control de nuestras vidas ya estamos desarrollándonos espiritualmente, y aunque eso es mejor que sentirse víctima o que estar desanimados, el verdadero proceso de vivir en la verdad aún no ha comenzado.

El sentirte bien, además de generarte sentimientos de felicidad, es un camino que te ayuda a sacudirte muchas creencias, a crear buenas experiencias y quizás a tener mejor salud. Pero a través de la verdad, aunque al principio sea más difícil, todo fluye con más gracia. Cuando vives las cualidades inherentes de tu ser real -el cual no se engancha con las apariencias y auténticamente confía en la vida manteniendo una actitud alegre y positiva- sin tanto esfuerzo eliminas creencias, generas buenas experiencias y te sientes más saludable y energizado.

Yo lo estoy viviendo, pasé de querer sentirme mejor siendo un buen director, a querer saber la verdad abrazando a mi verdadero ser que sí confía, que es explorador y curioso. A veces, cuando llego a una intersección todavía me da miedo, y Guillermo -en vez de sólo ser el sabor y color de mi esencia- quiere más bien tomar el control, empieza a buscar esa silla alta que a veces añora, se quiere subir en ella y desde arriba ver a donde va cada camino para escoger lo que según él más le conviene, y evitar así sufrir por encontrarse algo inesperado.

Pero después, sintiéndome más integrado, me acuerdo de todo lo que he vivido, me acuerdo que la silla es cómoda pero que también me restringe y le quita la magia a la vida, y entonces vuelvo a ver los varios caminos y desde lo más profundo de mi ser –desde mi ser real- tomo la decisión que me dice mi intuición, confío en que alineada con la inteligencia de Dios, del cual soy parte, al final será el camino que más me conviene.

En ese camino no estará necesariamente el placer y la comodidad, pero lo que debo aprender para seguirme desarrollando en esta etapa de vida; lo que finalmente me llevará a sentirme auténticamente bien

Así como no dudo que habrá pruebas y uno que otro obstáculo, tampoco dudo que habrá goce y mucha diversión. 

                                      -------------------------------------------------------

¡Gracias por leerlo! La idea es que este blog sea un "semillero". De aquí se desprenden varios temas, y creo que la mayoría se podrán profundizar en su propio blog. Si lo que acabas de leer te gustó, te movió o despertó tu curiosidad de querer saber más, te invito a que los sigas leyendo. Tambien me puedes contactar en memoarellano@gmail.com

BLOG PUBLICADO POR: Reportar blog

Guillermo Arellano Taboada

Cuestiono lo obvio y busco respuestas con sentido.
Reconozco mis logros pero siempre tengo un sano desprecio por el status quo.
Me gusta la buena platica y si esta acompañada de una buena cerveza, mejor.
Trato de trabajar con pasion, procuro aprender de la experiencia y de escuchar a otros. ...
¡No te pierdas su próximo blog o promoción!
Recibir boletín de TODOPUEBLA.com Privacidad

Publicado: 12 de MAY 2017
Editado: 25 de JUN 2017
Visitas 30 dias: 15
Visitas totales: 371
COMENTA VÍA FACEBOOK
1000 caracteres disponibles
COMENTA VÍA FACEBOOK

Descubre qué eres ¡y vívelo!

Desarrollo Humano y Educación

Si dudas de este hecho, piensa y reflexiona sobre las leyes físicas del universo: ¿acaso algún día la Tierra ha dejado de trasladarse alrededor del sol o ha dej...

Hace 87 días
Visitas 30 días
26
Visitas totales
196

¿Quieres saber la verdad o sólo sentirte mejor?

Desarrollo Humano y Educación

Quién sólo quiere sentirse mejor desea ser más feliz a través de mejorar las circunstancias de su vida: su salud y su físico, sus relaciones con los demás, su t...

Hace 131 días
Visitas 30 días
15
Visitas totales
371

¿Eres auténticamente bueno?

Desarrollo Humano y Educación

Siempre nos dijeron que debíamos ser buenos, en la casa y en la escuela nos educaron para ser buenas personas. Aún así, en el fondo algunos temen ser demasiado ...

Hace 829 días
Visitas 30 días
3
Visitas totales
875

Felicidad 3.0

Desarrollo Humano y Educación

¿Qué pasaría si en vez de estar en la constante búsqueda por esa pasión, mejor desarrollas la habilidad de disfrutar todo lo que hagas? Sea apasionante o no, se...

Hace 858 días
Visitas 30 días
2
Visitas totales
1185
 
 
 
 
Hace 1 día por:

Universidad Interamericana

La ingeniería industrial es una rama de la ingeniería que trata con la optimización de procesos, sistemas u organizaciones complejas. Los...

Hace 2 días por:

CME - Centro Mexicano en Estomatología

Inicia nuevo Ciclo Escolar Curso Otoño 2017 La Facultad del Centro Mexicano en Estomatología dio inició al nuevo Curso...

Hace 2 días por:

Colegio Chikicole

A partir del año 2002 la educación preescolar es considerada como obligatoria en todo territorio mexicano y se ha rediseñado para otorgar...

Hace 87 días

Guillermo Arellano Taboada

Si dudas de este hecho, piensa y reflexiona sobre las leyes físicas del universo: ¿acaso algún día la Tierra ha dejado de trasladarse alrededor del sol o ha dej...

TE RECOMENDAMOS ADEMÁS :

Se constituye por un grupo de personas de la sociedad civil interesadas en contribuir a la prevención, sensibilización y erradicación de la Trata en México.

¡Maximiza tus posiblidades, aprende y emprende! Inicia tu carrera en enero Universidad Interamerica, inscr...

Ver otras promociones