todopuebla.com

Mié 22 Mar 11:37 PM3247 visitantes/hr2 usuarios

Emilio Coca Córdova

Gracias

Para las personas que me mostraron que no todos los superhéroes usan capa y no sólo las aves vuelan, también lo hacen los seres humanos.

Publicado: 08 de Diciembre 2015 en Deportes
939 visitas 0 comentarios Blog 1 de 2   Editado el 08 de Diciembre 2015

Hoy no juega Argentina, tampoco lo hace Colombia, hoy no aparecen en la banca, ni en la convocatoria, como desde hace mucho tiempo Miguel Calero y Hernán Cristante, dos personas que me enseñaron la gloria de la victoria y la tragedia de una pérdida ajena, de un ser humano, de un ídolo, de un portero. 

Calero, el Cóndor que aún vuela en mi mente cada vez que pienso "¿por qué soy portero?”. Recuerdo sus atajadas, cada uno de los vuelos y manotazos que me convencieron de dedicarme a la portería sin pensar en las consecuencias. Vi una y otra vez sus partidos, cada jugada imposible, los reflejos felinos, la mirada puesta sólo y únicamente en el balón, el dedo índice levantado diciendo "no” al penal, al tirador, al jugador odiado por un país, al gol.

No fueron sus títulos, esos cualquier jugador puede conseguirlos, era su actitud, su juego, su personalidad, era él y su eterna gorra con la que gritó gol hasta tronar las cuerdas bucales. Su retiro fue triste pero justo antes de que le prohibieran cubrir su cabeza. Calero voló alto, más alto de lo que muchos porteros han logrado.

En diciembre de 2012 la afición ovacionó por última vez al portero de los grandes títulos y Calero por última vez llenó una cancha de lágrimas. "Miren, miren que locura, miren, miren que emoción, ya llegó Miguel Calero, llegó a Pachuca para ser campeón.” le cantaron en su despedida, en el último adiós del portero que fue tuzo hasta la muerte.

Entendí el significado, el sentimiento de ver a un ídolo marcharse, pero Miguel me mostró lo que es ser portero. Volar de un lado a otro, revolcarte, pararte, poner la mano, el pecho, el pie, la pierna, la cabeza, lo que sea por evitar que un balón entrara a la portería, que un equipo se viniera abajo.

Y es que ser portero es el oficio más ingrato del mundo, es evitar el éxtasis del aficionado, extinguir la felicidad máxima que puede dar un partido de futbol, el gol. Es ser el cabeza dura, el loco, el solitario porque lo "importante” del juego sucede adelante mientras se observa todo desde atrás, pero que exige una de las mentes más fuertes, concentración máxima, sangre fría, no dudar en cada una de las decisiones y es que si un delantero falla un gol, el partido sigue, si un medio pierde la pelota, ésta sigue rodando, incluso el defensa puede cometer una equivocación sin consecuencias, pero si el portero comete un pequeño error, el mundo se detiene, el cielo y la dicha se vuelven grises, desaparecen. Es habitante del cielo y del infierno, es el Can Cerbero, el guardian de la entrada al infierno.

Así también Hernán Cristante fue el arquero que en 1999 me enseñó la gloria de atajar un penal, de detener lo inevitable, de arrancar un suspiro en cada seguidor. Fue contra Atlas en esa bendita portería que una década después volvió a jugar a favor de los Diablos que creen en milagros. No era la espectacularidad, sino la efectividad de sus atajadas, porque en el futbol lo que cuenta es atajar y no cómo atajes. Le agradecí los campeonatos que vi, por los goles que no fueron y los micro infartos tras cada disparo a puerta. Me mostró algo que es primordial en la vida, la confianza.

Acceder a ser portero es seguir el camino del líder, dejar la autocomplacencia, el narcisismo y el ego del delantero para gritar y ordenar desde abajo, para motivar ante los errores, para levantar la cara con cada error propio y de otros gritando "¡venga!” mientras el equipo le da la espalda, mientras la hinchada se enmudece sufriendo el dolor ajeno que se torna personal. El portero se levanta, aplaude, no tiene permitido pensar en el pasado, no existe, las glorias y penas del segundo transcurrido son más viejas que los años del club, menos importantes, casi olvidables. Carga a sus espaldas a un conjunto, y es que sin portero no hay oportunidad de ganar.

Cristante y Calero significaron eso y quizás no sólo para sus equipos, para aficionados que como yo sufrieron cuando dijeron "adiós”, cuando agradecieron a sus seguidores por las victorias y las derrotas. Hoy ya no juegan. Cristante se llevó con él los mejores años de un Toluca que enamoraba, mientras tanto Calero se fue y me dejó con las ganas de gritarle "no te vayas, Calero no te vayas”, pero aún así les agradezco su futbol, su profesionalismo, su entrega... su existencia, ya lo dijo el Cóndor: "si volviera a nacer me llamaría Miguel Calero, sería portero y defendería, a huevo, los colores del Pachuca”, y yo puedo decir que si volviera a nacer, los volvería a admirar y gracias a ellos sería portero una y otra vez .

Reportar blog
Me gusta 0
Comenta vía TODOPUEBLA
1000 caracteres disponibles
Comenta vía FACEBOOK

¡ Quiero recibir nuevos blogs de Emilio Coca Córdova !

Suscribirme también al boletín de TODOPUEBLA.com

Blogs recientes de ...
Más blogs de Deportes todos los temas

Manolo Rodriguez publicó

Los miedos se convirtieron en re...

La Franja vuelve a perder, y el tema porcentual se vuelve una prioridad. Lobos, suma una ...

Polo Aguilar publicó

La Fórmula del éxito

¿De verdad existe la fórmula del éxito? Quiero pensar que si, de lo que ...

Mike Montero publicó

Oi namas ese rolon de WWE

Música; su definición acorde a google es “Arte de combinar los sonidos en u...

UDLAP - Universidad de las Américas Puebla publicó

La UDLAP será sede del Campeonat...

“Tenemos toda la posibilidad de salir campeones, estamos jugando en la UDLAP y es algo qu...

Universidad Interamericana publicó

Universidad Interamericana cierr...

Los Halcones de la Universidad Interamericana vencieron a los Tigres Blancos de la...

Colegio Simón Bolívar publicó

Natación en el Colegio Simón Bol...

El Colegio Simón Bolívar imparte clases de natación con el fin de que sus alumnos se sien...

Colegio Senda es una institución preescolar y primaria con programas activos, participativos y bilingües que buscan el bienestar de las familias.

¡Te invitamos a nuestro cine al aire libre en Haras Ciudad Ecológica! ¡Sorpresa! El próximo 29 de abril tenemos...

Ver otras promociones