todopuebla.com

Sáb 18 Nov 06:55 PM4550 visitantes/hr4 usuarios

Felipe Maya

Manda el patrón, no la rubia.

Publicado: 04 de ENE 2016 en Bienestar y Salud 0 comentarios

Cuando conocí a Marcela, me localizaba a ocho metros de altura sobre ella. Desde allá la seleccioné, en mi interior, como quien aparta el mejor diamante para su colección. No recuerdo si estaba yo por los doce o trece años (es lo mismo, en ambas edades era igual de animal) y ella por sus diez y en desarrollo (aunque a mí me parecía una obra maestra terminada a la perfección). Tenía por piel una capa de marfil y dos glaucos mediterráneos le servían de celosías; en la corona le nacía una cascada de fuego que acariciaba —esporádicamente— de manera elegante y exquisita; la quijada —cuadrada y fuerte— daba una inquietante sensación de paradoja: entre dama de corte y cazadora aguerrida. Era poderosa y ágil; se leía esto en sus hombros pues —sin dejar de ser deliciosamente femeninos— delataban una estructura vigorosa y ejercitada. Marcelita era atleta y muy pronto se convirtió además, en mi compañera para escalar.

Yo, como los asnos, no era feo en ese entonces. Tampoco era majo. Mi nariz ya empezaba a tomar distancia para estar más holgada y mi hormona de crecimiento se entretenía en otros quehaceres (menos el propio, claro). Mis brazos eran considerablemente musculosos y eso —intuyo— me daba la certeza de que Xena, mi nueva princesa guerrera, se fijaría en mí. Y se fijó. Marce y yo fuimos novios, los fines de semana, durante casi dos meses. En una ocasión el instructor, mientras nos contemplaba desde lejos batirnos en una graciosísima guerra de agua, exclamó: “Así comenzaron papá y mamá…”. Nuestra relación era maravillosamente inocente y ser novios consistía en saberlo y nada más. Yo, cual  curador de museo, procuraba acercarme poco a la escultura para no deteriorarla. Solamente una vez la besé e intenté recordar ese momento para siempre. Ya antes había tocado otros labios pero los suyos eran, sin duda, los mejores.

Un sábado y para siempre, Marcela no regresó. Escalar nunca fue igual. Me faltaba Artemisa. Por largo tiempo (meses interminables de calendario infantil) estuve contemplando la calle, con nostalgia,  para ver si la cabellera rubia de mi heroína aparecía en la lejanía. Extrañaba esa sonrisa sincera, la grata compañía y, sobre todo, echaba en falta la responsabilidad de saberme poseedor de una belleza exagerada que el destino —para compensar la broma de mi nariz—, me puso delante. Cada quién siguió su comedia (de tramas opuestas), desconociendo la del otro.

Tiempo después supe que Marce, ya mayor, había sido internada. A esa diosa en miniatura (que cuidé con esmero) por momentos no le apetecía vivir e intentó suicidarse. Desconozco las causas del triste asunto; no es fácil hablar con ella: nos separan lejanos escenarios. Cuando repaso en mi memoria la viveza de sus ojos y su risa, me es complicado entenderla: no comprendo ese egoísmo para privar a sus seres queridos de tan fabulosa existencia. Yo, así como encantado ansiaba los fines de semana para verla ser ella, hubiera esperado —también encantado— todas las noches de mi vida para verla despertar.

Probablemente le sucedió como a tantos: fincó la felicidad en recibir, más que en dar. A veces ocurre: deseamos que otro ser humano, repleto de errores, nos regale la felicidad; pero así, el mundo es difícil. Lo peligroso de buscar la plenitud en los demás, es que al final nos encontramos a nosotros mismos —llenos de miserias y vacíos— y eso, entristece. El desconsuelo de hallarnos insatisfechos puede ser tan insoportable que incluso una estrella, como Marcela, podría preferir disiparse voluntariamente.

No soy experto en el tema y seguramente Marcelita jamás lea este reclamo. Hablo desesperado, sin herramientas, como quien trata de apoyar a un ser amado. Si pudiera acercarme a su mejilla (lo suficiente para no contaminarla), le diría un secreto: la felicidad es el desproporcionado resultado de una vida de renuncias y generosidad. La gente feliz no piensa en sí misma. Los seres más alegres no intentan serlo: entregan su vida, con esfuerzo e incluso dolor, para servir a los demás. Una buena madre no cambiaría su vida, de ordinario heroica y sacrificada, por la de una reina venerada por todos; está tan absorta, sirviendo y amando, que no se plantea recibir algo y eso, sin buscarlo, le hincha el alma de gozo.

La realidad no piensa, por suerte, con lógica humana: las mejores aventuras son aquellas en las que no deseábamos participar; un postre, por delicioso que sea, no se disfruta tanto si lo tomamos a escondidas; las personas más ricas, normalmente, se hallan solitarias; somos más sanos cuando no nos desquiciamos por estarlo; quienes lucen muy fuertes, son más vulnerables y, sobre todo, el único ser del que podemos esperar amor y corresponde sin falla, es Dios. De los hombres es mejor no esperar cariño, sino darlo. No esperar satisfacción, sino entregarnos generosamente para hacerles la vida agradable. Intenta, Marce, poner esto en práctica (te bastará una semana) y verás cómo se disfruta la vida aunque aparentemente, estés pasándola mal. No permitas jamás que tu corazón se llene de spam publicitario, de ese que vende la felicidad donde no está: disfrutar el momento, sentir el menor dolor posible, recibir todo el cariño que “mereces” y poseer cuanto te apetezca...

Fui algo culpable por maleducar a esa mujer con mi filosofía tropical: las rubias mandan. No todo debe ser elección nuestra. No decidimos —como escribió Juan Luis Lorda— en qué sentido tiene que circular nuestra sangre ni cómo va a ser nuestra digestión. La vida es un regalo y su duración también. Marcelita, dejo en tu nombre un último consejo: eres una obra de arte en desarrollo y para ser cada día más hermosa, necesitas luchar por ser, también cada día, más virtuosa. Eres la artista eficiente y Dios, el artista formal. Déjalo a Él decidir cuándo la obra llegó a su culmen y tú, esfuérzate por ser, en todo momento, un excelente cincel.

BLOG PUBLICADO POR: Reportar blog

Felipe Maya

Soy Poblano por adopción y Colombiano por nacimiento. A veces me siento una caja de recuerdos y vivo atrapado en los libros clásicos porque, a mi modo de ver, iluminan espléndidamente el presente.
¡No te pierdas su próximo blog o promoción!
Recibir boletín de TODOPUEBLA.com Privacidad

Publicado: 04 de ENE 2016
Editado: 04 de ENE 2016
Visitas 30 dias: 3
Visitas totales: 668
COMENTA VÍA FACEBOOK
1000 caracteres disponibles
COMENTA VÍA FACEBOOK

Manda el patrón, no la rubia.

Bienestar y Salud

Cuando conocí a Marcela, me localizaba a ocho metros de altura sobre ella. Desde allá la seleccioné, en mi interior, como quien aparta el mejor diamante para su...

Hace 684 días
Visitas 30 días
3
Visitas totales
668

Fruitcake navideño

Arte y Entretenimiento

Hay conocimientos adquiridos por observación, legados que nos transmiten las sociedades. La dinámica del fruitcake navideño no es la excepción. Tal vez la apren...

Hace 708 días
Visitas 30 días
1
Visitas totales
750

El dogma matemático

Desarrollo Humano y Educación

Entre la avena caliente y mi libro de matemáticas, me es difícil recordar cuál me desagradaba más a mis nueve años. Me inclino, tal vez y por muy poco, a lo...

Hace 727 días
Visitas 30 días
1
Visitas totales
871

Nunca falta un burro en el camino

Arte y Entretenimiento

No puedo discernir, ahora mismo, si mi hermano menor generaba los planes más primitivos y ambos los llevábamos a cabo o al revés, yo era la mente “maestra” ...

Hace 746 días
Visitas 30 días
5
Visitas totales
784
 
 
 
 
Hace 1 día por:

Ángulo 7

Helen Fisher, antropóloga y bióloga estadounidense, explicó que el amor es uno de los sistemas cerebrales más antiguos y a la...

Hace 2 días por:

Especialista en Adicciones y Bienestar...

LA ALEGRIA DE VIVIR Por OMAR CERVANTES RODRIGUEZ/Especialista en Adicciones La Organización Mundial de la Salud estableció que el...

Hace 2 días por:

Minuere

Hace más de 2,000 años los griegos, egipcios, sumerios, persas y los romanos utilizaban las ventosas como método de...

Hace 97 días

Maricarmen Saldaña

migos  ¡Estoy viva! Los he extrañado mucho, he andado ausente en el vaivén de la vida y el trabajo… los traigo en el pensamiento “ya no les he escrito” pero hem...

TE RECOMENDAMOS ADEMÁS :

Comercialización y distribución de refacciones nuevas para ajuste de motor a gasolina y diesel ligero.

¡Obtén una Sesión Familiar a mitad de precio! En ...

Ver otras promociones